NOTICIAS

5 consejos básicos para tener una boca sana:

Queremos que tus dientes estén en perfecto estado y para ello lo mejor es prevenir que curar. Para tener una buena salud bucodental abarcan indicaciones higiénicas, dietéticas y hábitos. 

Aprovecha tu cepillo de dientes: Cuando un cepillo está muy usado es buena señal. Tienes que cepillarte los dientes después de cada comida. Tres veces al día: desayuno. comida y cena. No tardes mucho y así las bacterias no harán su trabajo. Invierte un par de minutos en el cepillado y utiliza la técnica del barrido suave, es decir, piensa en el movimiento de una escoba cuando laves tus dientes. Es mucho mejor que los movimientos circulares ya que así corremos el peligro de mover los restos de comida entre los dientes en vez eliminarlos.Además cepillarse la lengua y encías. Si lo haces con suavidad no pasa nada y mantendrás sana toda tu boca y no solo tus dientes. Renueva tu cepillo de dientes para que conserve su eficacia.

El hilo dental: Excelente para los hábitos de limpieza diarios, pero aún vemos en la consulta muchos pacientes que no lo usan. El hilo dental es una herramienta fantástica para eliminar restos de comida allá donde el cepillo no llega. Prevenimos así el sarro y la caries interdental.

Enjuague bucal: Para muchas personas el enjuague es como el broche de oro al ritual de la limpieza de sus dientes. Hay una gran variedad en el mercado y nuestra recomendación es que lo tomes si realmente hace falta o aporta algo a tu salud bucodental. Si tienes sensibilidad dental necesitarás un enjuague especial. El enjuague es un complemento que funciona como antiséptico, pero no un sustituto del cepillado y el hilo dental.

Dieta sana baja en azúcar: Reduce el consumo de azúcar, principal causa de caries a nivel mundial. Aumenta el consumo de verduras y frutas frescas y agua. No solo mantendrás tu boca hidratada, sino que ayudarás a endurecer tus dientes y encías.   

Al menos una cita anual con el dentista: Las revisiones médicas son fundamentales en cualquier parte de tu organismo. En el caso de la boca también, aunque la diferencia fundamental es que no debemos esperar a que duela para acudir al dentista. La mejor manera de asegurarnos una buena salud bucodental es acudir al dentista una vez al año. Además puedes acceder a la evaluación que es gratuita. No hay disculpa para dedicarnos media hora de tu tiempo al año. 

VOLVER APR 07, 2018